01-06-2004 - El Cronista. Suplemento IT Business.


Un preso por Spam

Howard Carmack, conocido como "El Spammer de Buffalo", recibió la sentencia máxima de siete años de cárcel por 14 cargos de robo de identidad y falsificación. El delincuente envió 825 millones de e-mails usando identidades robadas y direcciones falsas. La demanda penal fue iniciada en una Corte de Nueva York por el proveedor de Internet Earthlink que ya le había ganado otro juicio por u$s 16,5 millones.

Según Gustavo Tanús, especialista en derecho informático, "no se lo condena por el envio de spam sino el uso de identidades falsas". El abogado cree que en Argentina una figura similar podría encontrarse en el artículo 32 de la Ley 25.326 que dicta que "será reprimido con la pena de prisión de un mes a dos años el que insertara o hiciera insertar a sabiendas datos falsos en un archivo de datos personales". Según Tanús, las leyes antispam que se impulsan en el país no consideran todas las variables en juego a la hora de sancionar y definir que es enviar correo basura. Por eso, cre que la forma más práctica de solucionar el problema es llegar a un acuerdo entre los proveedores de Internet nucleados en CABASE, AMDIA (Asociación de Marketing Directo e Interactivo de Argentina) y organizaciones de defensa del consumidor que permita reducir el nivel de spam que todos los argentinos reciben dia a dia. "Evitar el spam es imposible, la clave sería reducirlo a niveles mínimos", afirma Tanús.

Pablo Fernández.