05-12-2003 - Defiendase.com (http://www.defiendase.com/ver_nota.php?nota=673)


Lucha contra el SPAM

Por primera vez en nuestro país se dictó una medida cautelar en un caso de “Correo Basura”. Esta práctica consiste en el envío indiscriminado de mails a usuarios que no los solicitaron. El resultado: máquinas colapsadas, perdida de tiempo y de pulsos telefónicos ¿Qué puedo hacer para combatir el SPAM?

El SPAM integra el grupo de las prácticas negativas relacionadas al correo electrónico y consiste en la técnica de enviar mails de forma indiscriminada a usuarios que no pidieron recibirlos.

Perjudica tanto a los proveedores de internet como a los consumidores. A los primeros, porque el procesamiento de estos "mails basura", consume ancho de banda y por ende, la velocidad y calidad del servicio que brinda la empresa disminuye. Y a los usuarios porque deben gastar en pulsos telefónicos mientras estos correos se descargan, además de los recursos de espacio de almacenamiento y el tiempo que se pierde en su lectura y eliminación.

En un caso sin precedentes en la Argentina, el Dr. Roberto Torti, juez a cargo del Juzgado Civil y Comercial Federal n°3, secretaría n°6 de la Capital Federal, dictó una medida cautelar en un caso de SPAM. Dispuso que los demandados debían abstenerse de seguir enviando correos electrónicos a los perjudicados mientras dure el litigio.

El caso se inició en febrero de este año cuando Gustavo Daniel Tanús y Pablo Andrés Palazzi, especialistas en derecho informático y privacidad, decidieron recurrir a la justicia después de haberle solicitado a los demandados, en reiteradas ocasiones, que dejen de mandarles mails.

Basaron su pedido en el artículo n° 27 de la ley de Datos Personales el cual establece que: “En la recopilación de domicilios, reparto de documentos, publicidad o venta directa y otras actividades análogas, se podrán tratar datos que sean aptos para establecer perfiles determinados con fines promocionales, comerciales o publicitarios; o permitan establecer hábitos de consumo, cuando éstos figuren en documentos accesibles al público o hayan sido facilitados por los propios titulares u obtenidos con su consentimiento.”

“En los supuestos contemplados en el presente artículo, el titular de los datos podrá ejercer el derecho de acceso sin cargo alguno.”

“El titular podrá en cualquier momento solicitar el retiro o bloqueo de su nombre de los bancos de datos a los que se refiere el presente artículo.”

En la demanda, Tanús y Palazzi acompañaron copias de los mensajes de correo electrónicos recibidos, que contenían direcciones a las que supuestamente podían solicitar ser removidos de la lista de distribución, pero que nunca funcionaron, y de los que ellos enviaban ejerciendo los derechos reconocidos por la Ley de Protección de Datos.

Ni en la Argentina ni en el mundo hay legislación que penalice el SPAM. En la actualidad, se encuentran en trámite en el Congreso dos proyectos de Ley que pretenden regular el correo electrónico no solicitado. Sin embargo, no hay indicios de que vayan a tratarse en el corto plazo.

¿Qué puedo hacer si me envían correo basura?

El Dr. Gustavo Tanús, abogado especialista en derecho informático y privacidad, y uno de los actores que promovieron el juicio al cual hicimos mención explicó a Defiéndase: “Combatir el SPAM es difícil pero no imposible”. Para iniciar acciones legales concretas es fundamental poseer alguna identificación de quien nos está enviando el mail ya que de lo contrario no habrá forma de que se le notifique del juicio en su contra.

Para reclamar en torno al artículo 27 de la ley de Datos Personales deberá mandarle un correo electrónico solicitando que cese en los envíos de mails. Si esta persona no cumple podrá entonces reclamar judicialmente solicitando un hábeas data. Siempre conserve todos los mails que envía, como los que recibe de esta persona ya que servirán como prueba en la causa.

“Si el problema es más grave y la misma persona le envía de a 100 correos por día como hemos llegado a detectar en algunos casos , podrá iniciarle un juicio civil por daños y perjuicios, basado fundamentalmente en el daño moral y/o material sufrido. El juez que entienda en la causa podrá solicitar una pericia informática para asegurarse de que los mails aportados como prueba son verdaderos y de que se ha recibido tal cantidad.”