PROYECTO DE LEY SOBRE PROTECCION DE LAS DIRECCIONES ELECTRONICAS

(S-3148/03)

PROYECTO DE LEY

El Senado y Cámara de Diputados,...

Artículo 1° - Establécese que la dirección electrónica (e-mail) de una persona es un dato personal, de uso privado y reservado por lo tanto merece la misma protección que se brinda a los datos personales restantes.

Para tener derecho al resguardo y protección respecto a la dirección electrónica, los datos deberán encontrarse en poder de un proveedor de servicio de correo electrónico pago.

Exceptúase de la reserva y protección de la dirección electrónica a aquellos que hacen uso de los sistemas gratuitos de correo electrónico.

Artículo 2° -  Queda prohibido en el territorio nacional la distribución, comunicación publicitaria o comercial mediante el uso del correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente utilizando vínculos físicos como inalámbricos a destinatarios que previamente no hayan solicitado el envío de los mismos.

Artículo 3° - Exceptúase de lo señalado en el artículo anterior a toda información no comercial previamente solicitada o expresamente autorizada por los destinatarios de las mismas y cuyos datos o direcciones electrónicas hayan sido obtenidas en forma lícita.

Artículo 4° -  El titular o responsable de la empresa y/o negocio y/o prestadora de servicios que utilice la comunicación electrónica
mencionada en el artículo segundo de la presente para publicar u ofertar sus productos o servicios, deberá, previo al envío de su
comunicación comercial, contar con la autorización o contratación del cliente o destinatario del mensaje electrónico.

Artículo 5° - Los titulares de dominios de direcciones de correo electrónico pagos podrán intimar a los remitentes o en su defecto a los responsables de los servidores o prestadores de servicios de Internet, al cese de envíos de correos electrónicos no solicitados, siendo este trámite de procedimiento sencillo, de fácil acceso  y gratuito.

Artículo 6° - Los titulares o prestadores de los servicios de provisión de Internet denominados servidores, que empleen dispositivos de almacenamiento y recuperación de datos y perciban por este servicio una retribución, deberán informar a sus clientes de manera clara y completa sobre la utilización, alcances y finalidad de los servicios de correo electrónico y deberán brindar la posibilidad de rechazar aquellos considerados no deseados o solicitados, siendo responsables ante sus clientes o abonados del servicio que prestan, por la recepción de los mismos.

Artículo 7° - Los titulares de un dominio de correo electrónico pago podrán habilitar la recepción de mensajes provenientes de servidores gratuitos. En estos casos no podrán reclamar el cese de envío de correo no deseado.

Artículo 8° - Fíjase la suma de $ 10.000.- (Diez mil pesos) el importe de la primera multa a aplicarse al remitente de un correo electrónico no solicitado, duplicándose el valor en los casos de reiteración del envío y así sucesivamente. Si no se pudiera identificar al o los responsables de la acción de enviar correo electrónico no deseado, la sanción económica recaerá en montos similares tanto a la empresa o servidor de Internet de origen y a la empresa o servidor de Internet proveedora del cliente que haya recibido este tipo de comunicación.

Artículo 8° - La Secretaría de Comunicaciones de la Nación será el organismo de control y aplicación de las sanciones previstas en la presente ley.

Artículo 9° - Comuníquese al Poder Ejecutivo.-

Mirian Curletti.-

FUNDAMENTOS

Sr. Presidente:

El correo electrónico no solicitado conocido como "spam" afecta día a día a una mayor cantidad de usuarios de Internet, llegando en muchos casos a paralizar la actividad comercial de muchas empresas.

El correo electrónico no solicitado suele ser atribuido a fuentes ilegales: vendedores de pornografía, de planes para enriquecerse rápido o de pastillas de dudosa efectividad, quienes envían sus mensajes de forma tal que no se los puede rastrear. Sin embargo, la modalidad no es exclusiva de ilegales, también hacen uso y abuso de el grandes y famosas empresas.

La mayoría de las empresas anunciantes adquieren o alquilan listas de e-mail a servicios que las obtienen de usuarios de Internet que haya participado en un concurso, se haya suscripto a un boletín online o simplemente haya comprado algo por Internet. Sus datos personales pasan a engrosar una lista de marketing vía e-mail sin que lleguen a estar enterados.

Esta práctica que se inscribe en lo que llamaríamos marketing por opción, otorga importantes beneficios económicos a los que manejan o explotan estas listas.

Ante el avance de la modalidad, los distintos países del mundo se abocaron a la sanción de legislación regulando la actividad. Una nueva ley que entrará en vigor en California, intenta adoptar una posición más estricta: exige que los e-mails comerciales que se envían a cualquier persona de ese estado sólo sean producto de un pedido específico de información que esa persona haya hecho a la empresa avisadora.

Los recientes proyectos contra el spam aprobados por el Congreso de los Estados Unidos establecen penas para los que participan en las formas más bajas de spam.

"Es esencial que se adopte una acción mundial coordinada contra el correo basura" solicitan los parlamentarios de Gran Bretaña. La normativa de la Unión Europea exige a todos los emisores de correos electrónicos, ya sean comerciantes legítimos o particulares que envían spam, que reciban el consentimiento previo del receptor.

España ha modificado sustancialmente el marco legal de las normas sobre telecomunicaciones permitiendo el envío de e-mails masivos de comunicaciones publicitarios o comerciales cuando exista una relación contractual previa y tuviera relación con la causa.

En Australia, los legisladores también han decidido tomar cartas en el asunto aplicando multas de más de medio millón de dólares diarios a los infractores.

Hoy, ante los avances de la ciencia el spam ha expandido su mercado llegando a los teléfonos celulares. Las previsiones que se adopten deben ser inmediatas a fin de erradicar la inundación de correo electrónico no deseado que la proyección indica que tres de cada cinco mensajes correo electrónico enviados en el 2004 serán spam.

En nuestro país, ante la falta de legislación adecuada, un juez del Juzgado Civil y Comercial Federal Nro. 3 dictó una medida cautelar contra un emisor de correo electrónico no solicitado, quien deberá abstenerse de seguir enviando e-mails a los demandantes.

Si bien cada mensaje electrónico cuenta con una leyenda en su parte inferior que indica "... Bajo decreto (....) este e-mail no podrá ser considerado spam mientras incluya una forma de ser removido...", en la República Argentina no existen leyes que contemplen o regulen la actividad, por lo que dicha frase carece de veracidad y validez.

En el proyecto presentado, se contempla que: "...la dirección electrónica (e-mail) de una persona es un dato personal, de uso privado y reservado por lo tanto merece la misma protección que se brinda a los datos personales restantes.

Para tener derecho al resguardo y protección respecto a la dirección electrónica, los datos deberán encontrarse en poder de un proveedor de servicio de correo electrónico pago.

Exceptúase de la reserva y protección de la dirección electrónica a aquellos que hacen uso de los sistemas gratuitos de correo electrónico...".

Se hace la salvedad respecto a la protección y reserva de los datos de un correo electrónico que deben realizarse en un servidor pago para obligar a las mismas a controlar fehacientemente la identidad de los que contratan sus servicios y se exceptúa a los servicios gratuitos ante la imposibilidad de este control. Pero a su vez, los clientes de direcciones de correo electrónico pago podrán solicitar a su proveedor contar con la posibilidad de bloquear el acceso del correo que provenga de proveedores gratuitos.

En el artículo 4 del presente proyecto se establece que: "El titular o responsable de la empresa y/o negocio y/o prestadora de servicios que utilicen la comunicación electrónica mencionada en el artículo segundo de la presente para publicar u ofertar sus productos o servicios, deberá, previo al envío de su comunicación comercial, contar con la autorización o contratación del cliente o destinatario del mensaje electrónico". Esta condición es esencial para el correcto funcionamiento del sistema de avisos comerciales por Internet: contar con la autorización previa del receptor del mensaje, que el mismo no sea invasivo en su intimidad.

En el artículo 8° se fijan los valores de las multas por infracciones estableciendo en la suma de $ 10.000.- (Diez mil pesos) el importe de la primera multa a aplicarse al remitente de un correo electrónico no solicitado, duplicándose el valor en los casos de reiteración del envío y así sucesivamente.

Si no se pudiera identificar al o los responsables de la acción de enviar correo electrónico no deseado, la sanción económica recaerá en montos similares tanto a la empresa o servidor de Internet de origen y a la empresa o servidor de Internet proveedora del cliente que haya recibido este tipo de comunicación.

Sr. Presidente, consideramos que este Proyecto de Ley es un paso para lograr la normalización y regulación de un sistema de comunicaciones que ha crecido y sirve a la comunidad mundial, pero que a su vez es utilizada en provecho propio por organizaciones creadas para vender direcciones de e-mails. El proyecto en si es perfectible, pero con seguridad es un avance en defensa de los ciudadanos. Por los fundamentos precedentes solicitamos la aprobación del mismo.-

Mirian Curletti